Adelanto del explosivo libro sobre el Príncipe Harry y Meghan Markle: la indiferencia de la Reina y la pelea con William y Kate





El Príncipe Harry y Meghan, en una de sus ultimas apariciones como miembrso de la realeza, en los premios anuales del Fondo Endeavour en Londres, el jueves 5 de marzo de 2020. Bajo la lluvia, la pareja fue sensación. (AP Photo/Kirsty Wigglesworth)
El Príncipe Harry y Meghan, en una de sus ultimas apariciones como miembrso de la realeza, en los premios anuales del Fondo Endeavour en Londres, el jueves 5 de marzo de 2020. Bajo la lluvia, la pareja fue sensación. (AP Photo/Kirsty Wigglesworth) (Kirsty Wigglesworth/)

Instalados en Estados Unidos, el príncipe Harry y su esposa, Meghan Markle, tienen en vilo a todos los royals, ya que su explosivo libro, “Encontrando la libertad: Harry y Meghan y la formación de una familia real moderna”, amenaza con dinamitar los cimientos de la familia. Ahora, a pocos días de que por fin salga a la venta – el 11 de agosto próximo- sus autores, el británico Omid Scobie y la estadounidense Carolyn Durand, habilitaron a algunos medios británicos a publicar el primero de una serie de extractos del libro.

Finding Freedom - libro Meghan y Harry
“Encontrando la libertad: Harry y Meghan y la formación de una familia real moderna” sale a la venta el 11 de agosto próximo

El primer adelanto revela cómo fue la tensa discusión con la Reina Isabel, el príncipe Carlos y William sobre el Megxit. La sensaciones de Harry, su sentimiento de abandono y los sacrificios que, según esta publicación, hizo Meghan para adaptarse a la familia real. Además, visibiliza algo que ya se sabía: la pésima relación de Meghan con Kate Middleton.

En este primer vistazo, además, sale a la luz cómo fue el momento en que los Sussex decidieron abandonar la monarquía. Los episodios que colmaron su paciencia y la sorpresa que causó a los integrantes de la familia cuando se supieron sus planes.

Este libro es su arma de defensa, su versión de una serie de episodios que han nutrido la prensa nacional e internacional, desde las acusaciones de su comportamiento “difícil”, hasta la Boda Real y la Cumbre final de Sandringham en la que negociaron su salida.

Aquí el primer adelanto del libro publicado por The Times:

Cuando el Range Rover se detuvo en la entrada de la Casa Sandringham, Harry estaba nervioso. La finca, que le traía tantos recuerdos de Navidad, era ahora el escenario de la reunión más importante de su vida real.

También fue la más difícil. Se encontró más en desacuerdo con su familia que nunca. No fue una decisión fácil enfrentarse a las viejas reglas de la monarquía, pero para Harry, esta era su única opción para “hacer las cosas bien para su pequeña familia”, dijo una fuente cercana a la pareja. “Esto lo está destrozando. Él ama a la Reina, pero su esposa se siente agraviada, y él adora a su hijo. El mundo entero de Harry es Archie”.

EL pequeño Archie, en brazos de su mamá y escoltado por su papá, el príncipe Harry (Reuters)
EL pequeño Archie, en brazos de su mamá y escoltado por su papá, el príncipe Harry (Reuters) (Toby Melville/)

Harry se enfrentaba a la Reina, a Carlos y a William por primera vez desde que él y Meghan habían dado a conocer al mundo sus planes completos para alejarse de sus papeles oficiales en la familia real. (Aunque se esperaba que el Príncipe Felipe participara en la reunión, se marchó a su casa de campo situada en la finca poco antes de que se iniciaran las discusiones).

En los días posteriores al lanzamiento de su sitio web, sussexroyal.com, la consternación del Palacio de Buckingham se había convertido en la resolución de reparar la situación y seguir adelante lo más rápidamente posible. Si bien el modelo híbrido de regalías que Harry y Meghan sugirieron planteaba un enorme desafío que pocos pensaban que pudiera superarse, una fuente dijo: El drama y la división es lo que más daño está haciendo”.

Antes de la reunión, los ayudantes habían asegurado a Harry que la Reina quería ayudar a los Sussex a encontrar una solución, aunque no consiguieran todo lo que querían. A pesar de las garantías, Harry ya no estaba seguro de a quién creerle.

Desde que se casaron, Harry y Meghan habían disfrutado de tomar sus propias decisiones. “A Harry y Meghan les gustaba tener el control de su narración”, dijo una fuente.

La Reina aseguró que las puertas siguen abiertas para que Harry y Meghan regresen a la familia (Shutterstock)
La Reina aseguró que las puertas siguen abiertas para que Harry y Meghan regresen a la familia (Shutterstock) (Rupert Hartley/Shutterstock/)

Harry y Meghan habían querido crear su propia casa individual en Windsor, es decir, su propia oficina con su propio equipo, que estaría separado de todos los demás. Pero los altos funcionarios rápidamente descartaron esa opción.

Los cortesanos superiores a los que Diana solía referirse como “hombres de traje gris” estaban preocupados de que el interés y la popularidad mundial de los Sussex tuviera que ser frenado. En el corto tiempo transcurrido desde su boda de cuento de hadas, Harry y Meghan ya estaban impulsando la monarquía a nuevas alturas en todo el mundo.

A medida que su popularidad crecía, también lo hacía la dificultad de Harry y Meghan para entender por qué tan pocos dentro del palacio velaban por sus intereses. Eran una gran atracción para la familia real. Según un informe de prensa en el que se comparaba la popularidad en línea de los Sussex con la de los Cambridge desde noviembre de 2017 hasta enero de 2020, “las búsquedas relacionadas con Harry y Meghan representaban el 83% de la curiosidad del mundo en las dos parejas”.

Los Sussex habían hecho a la monarquía más cercana a aquellos que nunca antes habían sentido una conexión. Sin embargo, temían que su popularidad pudiera eclipsar la de la familia real.

Harry se sentía cada vez más frustrado por el hecho de que él y Meghan a menudo pasaban a un segundo plano con respecto a otros miembros de la familia. Si bien ambos respetaban la jerarquía de la institución, era difícil cuando querían centrarse en un proyecto y se les decía que un miembro de la familia de mayor rango, ya fuera el príncipe William o el príncipe Carlos, tenía una iniciativa o una gira que se anunciaba al mismo tiempo, por lo que sólo tenían que esperar.

Durante meses la pareja intentó sacar a la luz estas frustraciones, pero las conversaciones no llevaron a ninguna parte. Peor aún, sólo había un puñado de personas trabajando en el palacio en las que podían confiar. Fuera de este equipo central, ninguna información estaba a salvo. Un amigo de la pareja se refirió a la vieja guardia como “las víboras”. Mientras tanto, un igualmente frustrado miembro del personal del palacio describió al equipo de Sussex como “la tercera rueda chirriante” del palacio.

Altamente emocional y ferozmente protector de su esposa e hijo, Harry estaba agotado por las circunstancias únicas de su familia, que, como una fuente describió, “no tiene la oportunidad de operar como una familia real”. Si bien la política forma parte de toda dinámica familiar, para William, Harry y el resto de la realeza es un nivel totalmente distinto. “Cada conversación, cada asunto, cada desacuerdo personal, sea cual sea, involucra al personal”, dijo la fuente de los ayudantes que invariablemente envían y reciben mensajes entre las casas reales. “Se crea un ambiente muy extraño que no permite a la gente resolver las cosas por sí mismos.”

Nadie podía negar el hecho de que la pareja estaba emocionalmente agotada, tanto si se lo habían buscado ellos mismos como si eran víctimas de una máquina despiadada. “Se sentían bajo presión”, dijo una fuente. “Sentían que estaban solos”.

Para Harry especialmente, todo se estaba volviendo demasiado. “¿No se merece la Reina algo mejor?” gritó un titular de periódico, que el príncipe leyó online. “Esta gente son sólo trolls a los que se les paga”, le dijo más tarde a un amigo. “Nada más que trolls… y es asqueroso”.

Navegando en su iPhone, a veces no podía dejar de leer los comentarios de los artículos.

“H&M me dan asco”.

“Son una vergüenza para la familia real”.

“El mundo sería un lugar mejor sin Harry y Meghan en él.”

El último comentario tuvo más de 3.500 votos a favor. Harry se arrepintió de haber abierto el enlace. Su estómago se atascaba en el mismo nudo cada vez que veía este tipo de comentarios. “Es una parte enferma de la sociedad en la que vivimos hoy en día, y nadie está haciendo nada al respecto”, continuó. “¿Dónde está la positividad? ¿Por qué todos están tan miserables y enojados?”.

No fue sólo la prensa o los trolls de Internet lo que llegó a Harry. También era la institución de la monarquía. Apenas pasó una semana sin que un aspecto de sus asuntos internos o asuntos de discusiones privadas se torciera y se filtrara a la prensa. Sentían que había muy pocos miembros del personal de palacio en los que pudieran confiar. La relación de Harry con William, que había sido tensa durante un tiempo, estaba empeorando.

A medida que el otoño boreal había ido pasando y las tensiones con ciertas secciones del palacio crecían, Harry y Meghan decidieron que necesitaban salir del país por un tiempo. La Navidad estaba a la vuelta de la esquina, y pasarla en Sandringham rodeados de miembros de la familia real no parecía una fiesta.

La pareja decidió que para la segunda mitad de noviembre y todo diciembre se establecerían en Canadá. Se dirigieron a una finca de 18 millones de dólares en la isla de Vancouver que su amigo Ben Mulroney ayudó a conseguir a través del productor musical David Foster. Foster era muy amigo del rico inversor que había puesto la propiedad a la venta y estaba dispuesto a alquilarla a la pareja por un valor muy inferior al del mercado.

Con dos playas privadas en cuatro acres de tierra, proporcionó un refugio para la pareja en estado de shock. La madre de Meghan, Doria, visitó para las vacaciones de Acción de Gracias.

Lejos de los cortesanos y todas las cosas reales, podían pensar por sí mismos. Repasaron los acontecimientos desde la boda y hablaron de cómo y si podían crear una situación que permitiera un futuro mejor. “No necesito tener ese momento de película en el que salimos de un coche y saludamos a cien fotógrafos antes de entrar en un edificio”, dijo Harry a un amigo. “Debería ser sólo sobre el trabajo que se realiza en el interior. Centrémonos en lo que realmente importa.”

Harry y Meghan quería hacer las cosas a su manera, sin seguir las reglas estrictas de protocolo real (AFP)
Harry y Meghan quería hacer las cosas a su manera, sin seguir las reglas estrictas de protocolo real (AFP) (JUSTIN TALLIS/)

Antes de dejar el Reino Unido, Harry había hablado un puñado de veces con su abuela y su padre y con varios ayudantes clave sobre la urgente necesidad de cambiar las cosas para él y su esposa dentro de la estructura del palacio. Se sintió usado por su popularidad, acosado por la prensa debido a la fascinación del público por esta nueva clase de pareja real, y menospreciado dentro de las paredes de la institución por ser demasiado sensible y franco. Él y Meghan no querían alejarse de la monarquía; más bien, querían encontrar un lugar feliz dentro de ella.

Pero a medida que pasaban las semanas, la pareja se había dado cuenta de que no podían volver a la forma en que las cosas habían sido en casa. A pesar de lo difícil que fue tomar la decisión, llegaron a una conclusión: Harry y Meghan iban a dejar sus papeles como miembros de la realeza y se les iba a impedir el acceso a la concesión soberana.

A pesar del cambio, todavía querían llevar a cabo sus deberes para la Reina. Eso era lo único que no querían terminar, no sólo por el amor y el respeto de Harry por su abuela, sino también porque Meghan sentía que había renunciado a tanto para llevar su vida por un camino de servicio a la monarquía. E

Sabían que habría obstáculos, como discusiones sobre la seguridad que proporcionaba la Policía Metropolitana a las “personas protegidas internacionalmente”. Pero estaban lo suficientemente seguros de su decisión antes de Navidad, así que Harry envió un correo electrónico a su abuela y a su padre para decirles que él y Meghan habían tomado la decisión de cambiar su forma de trabajar, de dar un paso atrás y pasar más tiempo en el extranjero. No entró en muchos más detalles, preocupado de que la noticia se filtrara a través de un miembro del personal. El resto, dijo, lo discutirían en persona.

Con ambos miembros de la familia informados, se pidió a la oficina privada de Carlos que programara un tiempo para que los dos se reunieran con la Reina, que estaba basada en Sandringham para las vacaciones, tan pronto como los Sussex regresaran al Reino Unido el 6 de enero. Su viaje a Londres iba a ser corto, pero Harry quería asegurarse de que para cuando regresaran al Canadá al final de la semana, su nuevo capítulo estuviera asegurado.

Harry tenía razón en estar preocupado por las filtraciones. Los detalles del correo electrónico pronto terminaron en manos de un reportero de un periódico sensacionalista que comenzó a preguntar sobre los planes de la pareja de pasar más tiempo en Canadá. Pero esa era la menor de sus preocupaciones. A pesar de los repetidos seguimientos en la oficina de su padre, no pudo asegurar tiempo con la Reina. Se le dijo que ella no estaría disponible hasta el 29 de enero. “Sentía que estaba siendo bloqueado”, dijo una fuente cercana al príncipe.

Mientras su vuelo de Air Canada hacía su aterrizaje de madrugada en Heathrow, y aún sin cita para ver a Su Majestad, Harry y Meghan fantasearon con la idea de conducir directamente a ver a la Reina. No queriendo causarse problemas a sí mismos (llegar sin avisar habría hecho que se les erizaran las plumas), la pareja convocó una reunión de equipo en su casa, Frogmore Cottage. Con los ayudantes superiores Harry y Meghan revelaron detalles de sus planes al equipo. Si su rápida aproximación era correcta o no, Harry y Meghan estaban más decididos que nunca. “En este momento sentían que ya habían sacado el tema suficientes veces con los miembros de la familia durante el último año y estaban hartos de que no se les tomara en serio”, dijo una fuente cercana a la pareja. “Todos tuvieron su oportunidad de ayudar pero nadie lo hizo”.

Pocas cosas permanecen en secreto entre las casas reales y no pasó mucho tiempo después del correo electrónico inicial de Harry para que los grandes planes de los Sussex fueran el tema de conversación entre la mayoría de los ayudantes y miembros de la familia. Preocupado por perder el control de la situación, Harry se puso en contacto con su abuela para explicarle sus preocupaciones, y ella firmó la elaboración de una declaración conjunta. La pareja dudó en involucrar a los otros hogares, sin saber si todos los involucrados tendrían sus mejores intenciones, pero acordaron que los ayudantes se reunieran al día siguiente y se pusieran de acuerdo.

Con un plan en marcha, Harry y Meghan pusieron grandes sonrisas al día siguiente mientras charlaban con dignatarios en un compromiso con el alto comisionado de Canadá en el Reino Unido. Pero en privado ambos estaban nerviosos por lo que estaba a punto de suceder. Habían visto un borrador de lo que el Palacio de Buckingham planeaba publicar en una declaración que seguiría a la suya y su “falta de calidez” era una clara señal de que no todos apoyaban su decisión.

Pero había poco tiempo para pensar. Apenas unas horas después de salir de la Casa de Canadá, una historia sobre sus planes de quedarse fuera del país se filtró. Faltaban detalles, pero estaba claro que alguien dentro del palacio había informado al periódico. Una fuente real negó absolutamente la acusación, culpando a la pareja de la filtración, “porque estaban frustrados en el palacio en las conversaciones que se estaban llevando a cabo… Querían forzar la decisión, para abrirla.” La pareja niega esta afirmación.

El comunicado de Harry y Meghan que sorprendió en Buckingham
El comunicado de Harry y Meghan que sorprendió en Buckingham

Con la noticia y los medios de comunicación contactando con el palacio para buscar comentarios, una declaración tenía que ser emitida rápidamente. El 8 de enero, la pareja fue a Instagram para compartir sus noticias con el mundo. Junto con su anuncio, lanzaron sussexroyal.com, que ya no era una página para su nueva fundación, sino una hoja de ruta del “nuevo modelo de trabajo” que esperaban adoptar. Ofrecía claridad sobre su decisión de ser financieramente independientes, que no sólo era tener más libertad en su trabajo sino también eliminar la justificación de los tabloides para tener acceso a sus vidas.

El sitio web tomó a todos, incluso a su equipo de comunicaciones, por sorpresa. Los ayudantes y los miembros de la familia sabían que la pareja quería dar un paso al costado, pero el sitio web, que presentaba los detalles de su modelo con un pie dentro y otro afuera como si fuera un trato hecho, puso a la Reina en una posición difícil.

Los ayudantes del Palacio de Buckingham se deshicieron de su declaración original y publicaron un breve comunicado de prensa 15 minutos después de que los Sussex publicaran la suya: “Las conversaciones con el Duque y la Duquesa de Sussex se encuentran en una etapa temprana. Entendemos su deseo de adoptar un enfoque diferente, pero son temas complicados que tomarán tiempo en resolverse”.

Los ayudantes, incluyendo al secretario privado de la Reina, Edward Young, estaban furiosos. “A las oficinas privadas no les gusta ese tipo de comportamiento”, dijo una fuente familiarizada con las negociaciones. “Es profundamente insalubre y no es bienvenido”.

Sin embargo, más inquietante fue la reacción de la familia al sitio web que habían lanzado. “El elemento de sorpresa, la ceguera de la Reina, fue profundamente perturbador”, según un miembro de la familia. Varios en la familia compartieron que tanto la Reina como el Príncipe Felipe estaban “devastados”.

“La familia es muy privada y el hecho de hacerla pública, cuando se les dijo que no lo hicieran, perjudicó a la Reina”, continuó la fuente. “Estaba exponiendo lo que los Sussex querían en una declaración sin consultar primero con Su Majestad, y ella es la jefa de la institución”.

El palacio se apresuró a averiguar si todos los requisitos del manifiesto de la pareja podían funcionar incluso logísticamente, incluyendo tener “la futura autonomía financiera para trabajar externamente”. Esto era muy diferente de la simple idea de pasar más tiempo en el extranjero que se había presentado originalmente. Había cuestiones de seguridad y financiación, implicaciones fiscales y visados. ¿Cómo podían legalmente asumir esfuerzos comerciales y aún así representar a la Reina? “Era un gran dolor de cabeza”, dijo un asistente exasperado.

Incluso una fuente cercana a la pareja admitió que aunque Harry y Meghan habían pensado mucho en esta inmensa transición, también podían ser “impacientes e impulsivos”. “En cierto modo, se ponen calientes”, dijo la fuente. “Las reacciones en momentos individuales definitivamente no son las mismas, un mes, unas semanas, en el futuro.”

A pesar de su tristeza ante la idea de perder a los Sussex como miembros de la realeza, la Reina pudo ver que era necesario que la pareja se separara completamente de la institución. Nadie debería ser forzado a hacer algo que no quiere hacer. Pero si Harry pensó que su propuesta pública resultaría en que obtuvieran exactamente lo que querían “estaba muy equivocado”, dijo un alto cortesano. “La Reina entendió las dificultades a las que se enfrentaban, pero las reglas no se doblan por nadie”. El Palacio de Buckingham emitió un comunicado en el que se afirmaba que se llegaría a una solución a las peticiones de Harry y Meghan “en el plazo de días, no de semanas”.

Después de tres días de discusiones entre las casas reales y los funcionarios del gobierno, incluido el gobierno canadiense, la Reina pidió que Harry viajara a Sandringham para reunirse con ella, Carlos y William

En la “cumbre de Sandringham”, los cuatro resolverían el futuro de una vez por todas.

Lo que una fuente describió como un “enfoque práctico de trabajo” impregnó la sala mientras la realeza se disponía a llegar a un acuerdo. Harry sintió que él y Meghan habían sido marginados durante mucho tiempo por la institución y no eran una parte fundamental de su futuro.

Bastaba con mirar las fotos de la familia que se mostraron durante el discurso de la Reina el día de Navidad. En el Salón Verde del Palacio de Buckingham, donde la Reina pronunció su discurso, los espectadores vieron fotos de los Cambridge y sus hijos, Carlos y Camila, el Príncipe Felipe y una imagen en blanco y negro de Jorge VI. Notablemente ausente estaba una foto de Harry, Meghan, y su nuevo bebé, Archie. Las fuentes de Palacio insistieron en que las fotos fueron elegidas para representar la línea directa de sucesión, pero para Harry y Meghan, había sido otra señal de que necesitaban considerar su propio camino.

Carlos le dejó claro a Harry que él y Meghan formaban parte del futuro de la familia real a pesar de los llamamientos a una “monarquía reducida” con menos miembros de la realeza que trabajen. “La visión del Príncipe de Gales siempre incluyó a Harry como parte de una monarquía reducida”, una fuente cercana a la familia compartida. “Su visión incluía a sus dos hijos. William siempre será más importante que Harry, pero eso es un hecho sólo por derecho de nacimiento.”

Aunque William no se había tomado bien la noticia original del plan de su hermano, su destino dependía de la Reina, y ella era muy consciente de que el resultado de la reunión establecería el estándar para las generaciones venideras.

Finalmente, dejó claro que su visión casi real no funcionaría. “Era insostenible”, dijo una fuente del palacio. “Si Harry y Meghan hubieran sido “semirreales”, tendría que haber habido una supervisión en todo lo que hacían en su esfera independiente, un comité para aprobar los eventos y los tratos”.

Cuando la reunión terminó, Harry interrogó inmediatamente a los ayudantes de Sussex antes de enviar un mensaje a Meghan. Esa noche, la Reina hizo una declaración sincera y personal. “Mi familia y yo apoyamos totalmente el deseo de Harry y Meghan de crear una nueva vida como una familia joven”, decía la declaración. “Aunque hubiéramos preferido que siguieran trabajando a tiempo completo en la familia real, respetamos y entendemos su deseo de vivir una vida más independiente como familia, mientras siguen siendo una parte valiosa de mi familia”.

El comunicado oficial también anunció que Harry y Meghan ya no querían depender del dinero público durante el próximo período de transición, durante el cual la pareja viviría tanto en el Canadá como en el Reino Unido. “Estos son asuntos complejos de resolver para mi familia, y hay algo más de trabajo por hacer”, declaró la Reina, “pero he pedido que se tomen decisiones finales en los próximos días”.

“Más trabajo” fue un eufemismo. Harry pasó los siguientes días encerrado en intensas reuniones y conferencias telefónicas con los principales ayudantes de las tres casas reales, el Palacio de Buckingham, la Casa de Clarence y el Palacio de Kensington, dirigidas por el secretario privado de Carlos, Clive Alderton. William estaba más que feliz de dejar el asunto en manos del personal. Se informó de que se lo había dicho a un amigo: “He puesto mi brazo alrededor de mi hermano toda la vida y no puedo hacerlo más; somos entidades separadas.”

La boda entre Harry y Meghan, también tiene un capítulo especial en el libro (Carolina Villanueva/Infobae)

Eso también se aplicó a Meghan y Kate. La relación de las dos duquesas había luchado por superar la distante cortesía de cuando se conocieron. Su cordial pero distante relación fue evidente cuando la pareja apareció junto a la otra en el King Power Royal Charity Polo Day el verano anterior. Mientras que las madres cariñosas fueron fotografiadas una al lado de la otra con sus hijos, las dos parecían apenas intercambiar una palabra.

El estado de las cosas entre las dos mujeres era sólo una consecuencia del problema real: el conflicto entre Harry y la institución. Harry comparaba sus reuniones de la semana con estar frente a un pelotón de fusilamiento. “Había muchos dedos apuntando en ambas direcciones con cosas que se filtraban”, dijo un ayudante. “Todo era muy poco saludable”.

Cuando Harry describió que no se sentía apoyado por su familia, se refería a esto. Hicieron su parte en la reunión familiar en Sandringham, y luego lo dejaron para que se defendiera y negociara con sus ayudantes, que es exactamente lo que él no quería que pasara. “Él siente que hubo tantas ocasiones en las que la institución y su familia podrían haberlos ayudado, defendido, respaldado y nunca lo hicieron”, dijo una fuente.

Los cortesanos consideraron que la posición de Harry era completamente irreal. Aunque era fácil decir que no aceptarían dinero de la subvención soberana, era otra cosa muy diferente a seguir. “La mayor disputa fue por el dinero, porque siempre lo es”, dijo una fuente familiarizada con las negociaciones. Una ayudante hizo un chiste sobre el lanzamiento de una línea de productos de belleza por parte de Meghan.

Más exactamente, la pareja esperaba ganarse la vida mediante charlas, acuerdos de producción y otros acuerdos comerciales que tuvieran un impacto social. Aún así, había algunos cálculos difíciles de hacer. Si Harry y Meghan hacían algún trabajo oficial, tendrían que calcular cuánto de sus gastos eran privados en lugar de estar sujetos a desgravación fiscal. “Han creado un completo dolor de cabeza para todos”, se quejó un agotado ayudante en el quinto día de reuniones.

Más difícil fueron los sentimientos heridos en ambos lados. Incluso fuentes cercanas a Harry y Meghan tuvieron que admitir que la forma en que la pareja se vio obligada a abordar la situación (principalmente en el acto de mantener a la familia y a su equipo en la oscuridad sobre su sitio web) “creó mucha mala voluntad en el hogar y especialmente en la familia”.

“Harry y Meghan habrían llegado a un acuerdo más beneficioso que les permitiera vivir la vida que querían si hubieran manejado las cosas de manera privada y digna”, explicó un asesor superior del Palacio de Buckingham. Otro cortesano añadió: “Simplificaron demasiado lo que pedían. Pensaron en darle a Carlos su jinete, negociar por correo electrónico, ir a Londres, avisar con tres meses de antelación y volar de vuelta a Canadá”.

Harry y Meghan, sin embargo, sintieron que habían sido tratados con condescendencia por otros familiares y miembros del personal durante demasiado tiempo. La gente les había seguido la corriente cuando plantearon sus quejas, sin pensar que la pareja haría algo drástico. La reacción explosiva fue un resultado directo de su creciente impaciencia. Si los otros miembros de la familia y los que trabajaban en los hogares hubieran tomado sus peticiones más en serio, no habría llegado a ese punto.

De cualquier manera, la fuente dijo: “Los cortesanos culpan a Meghan, y algunas familias lo hacen”.

Meghan Markle, durante una gira por África, habló por primera vez de la presión mediática que sintió cuando se casó con Harry (Infobae)

Los medios de comunicación especularon que Meghan estaba detrás de la decisión de la pareja de dar un paso atrás, pero pocos sabían cuánto se sacrificó para intentar que funcionara. Como Meghan le dijo llorando a un amigo en marzo: “Renuncié a toda mi vida por esta familia. Estaba dispuesta a hacer lo que fuera necesario. Pero aquí estamos. Es muy triste”.

Mientras que los medios de comunicación británicos a menudo culparon a las esposas reales, en el caso de Harry, él estaba muy de acuerdo en distanciarse del ojo público. Por eso se inclinó hacia el ejército, siempre había evitado la pompa tanto como pudo, y no le dio a su hijo un título. Durante mucho tiempo anhelaba una vida lejos de las miradas indiscretas de los medios de comunicación. Meghan simplemente lo envalentonó para hacer el cambio. Ella lo apoyó sin importar lo que pasara. “Fundamentalmente, Harry quería salirse”, dijo una fuente cercana a la pareja. “En el fondo, siempre estaba luchando dentro de ese mundo. Ella le abrió la puerta en eso”.

Cinco largos días después de la reunión original, la Reina emitió una declaración en la que afirmaba que había surgido un plan para “un camino constructivo y de apoyo para mi nieto y su familia” que entraría en vigor en la primavera de 2020. A esto le siguió una declaración de Harry y Meghan. Ambos esbozaron los términos del acuerdo, que estipulaba que la pareja se apartaría completamente de los deberes reales. Ya no serían miembros activos de la familia real, no podrían usar sus títulos o la palabra “real” en ninguno de sus futuros proyectos. Harry perdería sus honores militares, y su papel como embajador de la juventud de la Commonwealth también fue retirado.

A Harry y Meghan se les permitió mantener sus patrocinios privados. Aunque ya no podían representar formalmente a la Reina, “dejaron claro que todo lo que hicieran seguiría defendiendo los valores de Su Majestad”.

En cuanto a la cuestión del dinero, Harry y Meghan ya no recibirían fondos públicos para los deberes reales. La pareja fue aún más lejos, declarando: “El Duque y la Duquesa de Sussex han compartido su deseo de reembolsar los gastos de la subvención soberana para la renovación de Frogmore Cottage, que seguirá siendo su casa familiar en el Reino Unido.”

Fueron 2,4 millones de libras de dinero de los contribuyentes, por lo que sectores del público británico se enfurecieron cuando la cifra fue confirmada en el informe sobre la concesión de soberanía de 2018-19, publicado el julio anterior. La constante cobertura negativa de la prensa sobre sus renovaciones no ayudó mucho. Se sintió bien dejar eso atrás. Ofrecerse a devolver el dinero era un símbolo de lo mucho que Harry y Meghan querían cortar cualquier vínculo. En privado, el Príncipe Carlos dijo que les ayudaría financieramente, con su dinero personal, si lo necesitaban.

El aspecto más desmoralizador del trato fue que Harry fue despojado de sus nombramientos militares honorarios. “Ha sido una píldora difícil de tragar, y una que ha sido muy dolorosa para Meghan al ser testigo de lo que ha pasado”, dijo una fuente cercana a la pareja. “Es la que hizo que Harry se emocionara”.

Luego de la cumbre final con su abuela, padre y hermano, Harry contó por qué decidió abandonar la realeza (Infobae)

“Era tan innecesario”, Meghan le dijo más tarde a un amigo. “Y no es sólo quitarle algo, sino también a toda la comunidad de veteranos militares. Puedes ver lo mucho que significa para ellos, también. Entonces, ¿por qué? Los poderes [de la institución] son, por desgracia, más grandes que yo”.

Mientras las horas se acercaban al último día de la pareja como miembros de la realeza el 31 de marzo, Harry y Meghan continuaron trabajando. Los compromisos que se habían hecho mucho antes de su anuncio de enero todavía tenían que llevarse a cabo, y para ambos era importante no decepcionar a nadie. Además, estaban en su mejor momento cuando estaban ocupados.

Mientras Harry pasaba gran parte de su tiempo en el Reino Unido en reuniones con el personal del palacio para atar los detalles finales, se hizo tiempo para la familia. Apenas había intercambiado palabras con su hermano desde la última vez que se vieron en Sandringham, pero Harry disfrutó de las charlas telefónicas con su padre, cuyo secretario privado continuó supervisando los elementos finales de la transición. La línea entre la familia y la institución estaba más borrosa que nunca, pero estaba perfectamente claro quién desempeñaba qué papel cuando la Reina invitó a Harry a almorzar el 1 de marzo. Aunque la última vez que estuvo con Su Majestad había sido en una capacidad más formal, esta vez serían sólo ellos dos para el almuerzo del domingo. “Sin títulos”, dijo un ayudante. “Sólo la abuela y el nieto”.

Sentado en el comedor de la Reina en su apartamento del Castillo de Windsor, era como en los viejos tiempos. Aunque había perdido el respeto por partes de la institución, e incluso por ciertos miembros de la familia en algunos puntos, la Reina seguía siendo una de las mujeres más importantes de su vida. Mientras se metían en un almuerzo asado, la Reina le dejó claro a Harry que siempre le apoyaría en cualquier cosa que decidiera hacer. Aunque ya se había prometido a Harry un período de prueba de 12 meses a principios de año, su conversación fue también un recordatorio de que si él y Meghan quisieran volver a sus papeles, siempre serían bienvenidos.

“Se ha dejado muy claro que pueden volver cuando quieran, cuando estén listos”, dijo una fuente involucrada en las negociaciones.

Uno de sus últimos compromisos fue el servicio del Commonwealth en la Abadía de Westminster. Pero si alguna vez necesitaban confirmación de que alejarse de la institución era la decisión correcta, las maquinaciones que la precedieron sirvieron como un recordatorio útil. Aunque habían sido parte de la procesión de la realeza que entró en la iglesia con la Reina en años anteriores, este año descubrieron que habían sido retirados de la alineación. La decisión se había tomado sin su consulta, y fueron informados mucho después de que se imprimieran las 2.000 órdenes de servicio para los invitados, con sus nombres notablemente ausentes. Este año sólo serían el Duque y la Duquesa de Cambridge, el Príncipe de Gales y la Duquesa de Cornwall caminando por la abadía con la Reina. Se sintió intencional. “Harry estaba más que decepcionado”, dijo un amigo. “Habló, pero el daño ya estaba hecho”.

Durante el servicio del Commonwealth en la Abadía de Westminster, el 9 de marzo pasado, Harry y Meghan sintieron que no los querían allí (Reuters)
Durante el servicio del Commonwealth en la Abadía de Westminster, el 9 de marzo pasado, Harry y Meghan sintieron que no los querían allí (Reuters) (POOL/)

Para suavizar las cosas, los Cambridge acordaron tomar sus asientos al mismo tiempo que los Sussex, el Conde y la Condesa de Wessex. Pero si las apariencias engañan, los Cambridge no estaban contentos con la decisión. Mientras Harry y Meghan saludaban a William y Kate con sonrisas, los Cambridge mostraron poca respuesta. Era la primera vez que las dos parejas se veían desde enero. “Harry”, William asintió, ignorando a Meghan. Durante los minutos previos a la llegada de la Reina, William y Kate se sentaron de espaldas a la pareja, sólo se volvieron para charlar con el Príncipe Eduardo y Sophie, junto a los Sussex. Aunque Meghan trató de hacer contacto visual con Kate, la duquesa apenas la reconoció.

Meghan sintió que Kate evitó hacer contacto visual con ella ese día (AFP)
Meghan sintió que Kate evitó hacer contacto visual con ella ese día (AFP) (PHIL HARRIS/)

Aunque las parejas habían estado en un lugar un poco mejor después del nacimiento de Archie, las relaciones se desmoronaron de nuevo en enero cuando la familia negoció los nuevos papeles de Meghan y Harry. William, una fuente del Palacio de Kensington explicó, seguía molesto porque los asuntos familiares privados se hacían públicos por la pareja. “No es ira”, explicó la fuente. “Es dolor”

“Debería haber sido el único momento público en el que la familia real puso sus brazos alrededor de la pareja para una muestra de apoyo”, dijo una fuente cercana a Harry y Meghan. “Ellos eligieron a propósito no ponerlos en la procesión y no hacerlos sentir bienvenidos. Fue muy desagradable”.

Después del servicio, Meghan voló de vuelta a Canadá – había reservado el primer vuelo después del servicio para volver a Archie. “Meg sólo quería volver a casa”, dijo un amigo, señalando que la duquesa estaba emocionalmente magullada y agotada. “En ese momento no podía imaginar que quería volver a poner un pie en algo real otra vez.”

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El príncipe George cumplió 7 años, lució prendas low cost y su mamá Kate Middleton fue la fotógrafa

La madre de Meghan Markle se mudó a la mansión en la que viven su hija y Harry para cuidar al pequeño Archie

La otra familia del príncipe Carlos: quiénes son los “hermanastros olvidados” de William y Harry

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *