Brasil pierde 38.000 millones en inversión extranjera por la pandemia





Según el Banco Central de Brasil, que realiza la medición estadística desde 1982, los extranjeros retiraron 301.610 millones de dólares entre enero y junio, mientras que las inversiones provenientes del exterior sumaron 263.467 millones de dólares en el mismo período. EFE/Fernando Bizerra Jr/Archivo
Según el Banco Central de Brasil, que realiza la medición estadística desde 1982, los extranjeros retiraron 301.610 millones de dólares entre enero y junio, mientras que las inversiones provenientes del exterior sumaron 263.467 millones de dólares en el mismo período. EFE/Fernando Bizerra Jr/Archivo
(EFEI0023/)

Brasilia, 8 jul (EFE).- Brasil, el segundo país en el mundo más afectado por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, perdió 38.143 millones de dólares de inversión extranjera en el primer semestre, un récord histórico para el período y que fue provocado por la pandemia, según reportó este miércoles el Banco Central.
Según la entidad, que realiza la medición estadística desde 1982, los extranjeros retiraron 301.610 millones de dólares entre enero y junio, mientras que las inversiones provenientes del exterior sumaron 263.467 millones de dólares en el mismo período.
El saldo negativo obedeció a la escalada de la COVID-19 en el país, principalmente en marzo, y que hasta el momento deja casi 68.000 muertos y más de 1,7 millones de casos confirmados.
En marzo, el saldo fue negativo en 14.862 millones de dólares.
La autoridad monetaria contabilizó aplicaciones en títulos de renta fija y acciones, inversión directa en la adquisición o construcción de empresas, pagos de intereses y remesas a matrices en el extranjero de lucro y dividendos.
Otro de los motivos para la fuga de capitales fue la reducción de la tasa básica de intereses, que está en un mínimo histórico de 2,25 %, lo que redujo la práctica de inversores de captar crédito en bancos extranjeros con obligaciones menores y aplicarlo en Brasil para un rendimiento mayor.
La cifra, la mayor en los últimos 38 años para el primer semestre del año, supera el saldo negativo de 12.424 millones de dólares en 2009, como consecuencia de la crisis mundial de 2008, y los 35.818 millones de dólares de 2016, cuando la entonces presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, enfrentaba un juicio político.
La fuga de capitales contrasta con el saldo positivo entre exportaciones e importaciones, que fue de 25.607 millones de dólares en el primer semestre, que mitigan, en parte, el inminente desplome de la economía brasileña en 2020.
Mientras que los economistas calculan que la contracción del Producto Interno Bruto (PIB) brasileño este año será del 6,5 %, los organismos internacionales son más pesimistas y prevén una caída de entre el 8 % (Banco Mundial) y el 9 % (Fondo Monetario Internacional, FMI).

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *