¿Celebrar una menor tasa de mortalidad del covid-19? Max Nisen





(Bloomberg) — El reciente aumento en las infecciones por covid-19 en Estados Unidos afortunadamente ha ido de la mano con un menor recuento de muertes. Hubo días en la primavera en que el país tenía la mitad de los casos pero el doble de las muertes. Ahora, al menos, EE.UU. está realizando pruebas de manera más amplia.

A pesar de que la muerte es un indicador rezagado, y es probable que las cifras se actualicen en ritmo hasta cierto punto, hay razones para esperar que el rezago ahora sea más amplio y más lento que en la primavera. Después de todo, se ha aprendido mucho sobre cómo tratar a pacientes con covid-19.

Al mismo tiempo, sin embargo, un recuento de muertes más bajo no es una justificación para que los estados reabran sus economías sin cautela o sugieran, como parece estar haciendo la Casa Blanca, que los estadounidenses deberían acostumbrarse a vivir con el covid-19.

Las muertes van rezagadas en comparación con los casos porque el covid-19 es una enfermedad bastante lenta. Se necesita tiempo para desarrollar una infección lo suficientemente grave como para requerir hospitalización. Una infección aguda puede tardar más tiempo en causar la muerte. Al agregar que las muertes no siempre se informan de manera oportuna, se sabe por qué las muertes suben y bajan lentamente. Vale la pena tener en cuenta que en este momento, EE.UU. lleva menos de un mes en un aumento sostenido de casos.

El aumento en el número de muertes en estados foco como Arizona, Florida y Texas se ha equilibrado hasta el momento por reducciones en las cifras de estados inicialmente más afectados que ahora tienen el virus bajo mejor control.

California es un caso inusual. Sus casos están aumentando, pero su recuento de muertes sigue siendo plano. Esto podría ser evidencia de que menos de las personas con más probabilidades de morir por covid-19 ahora están contrayendo el virus. Esta posibilidad se ve reforzada por datos de varios otros estados que muestran que los casos de covid se están evidenciando en más jóvenes. Tal cambio de edad significa que más personas que llegan al hospital tienen una mejor oportunidad de sobrevivir.

Una vez allí, los pacientes de todas las edades reciben un mejor tratamiento. Remdesivir está ayudando a algunos, y el esteroide dexametasona está evitando muertes entre los gravemente enfermos. Hacer que los pacientes se acuesten boca abajo, una técnica conocida como pronación, también puede mejorar los resultados. Los pacientes con covid obtienen mejores resultados en hospitales que están menos llenos y abrumados, lo que muchos han estado hasta hace poco.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que un recuento de muertes promedio más bajo, por ejemplo, 500 por día, sigue siendo trágico. Y si EE.UU. sigue sumando más de 50.000 casos nuevos al día, el número de muertes subirá. El crecimiento desenfrenado de los casos superará inevitablemente las medidas que conducen a mejores resultados.

Si las tendencias actuales continúan, el virus se propagará inevitablemente a más estadounidenses mayores y otras personas vulnerables en hogares con aquellos que regresan a la comunidad. Pocos estados proporcionan viviendas para personas infectadas en donde puedan esperar que pase el virus.

A medida que los hospitales en algunos lugares críticos se llenan, el hacinamiento provocará más muertes, por covid-19, así como otras enfermedades para las que las personas no pueden recibir atención.

La muerte no es la única preocupación planteada por el aumento de las tasas de infección. El covid-19 también puede perjudicar significativamente a los que sobreviven. El daño a los órganos puede ser duradero y un tiempo prolongado en el hospital o con un ventilador puede debilitar a las personas durante meses.

Las consecuencias a largo plazo de la infección, aún poco conocidas, no se incluyen en los datos que aparecen en los paneles estatales y nacionales. Pero es obvio que con las cifras que Estados Unidos ha tenido en el último mes, más de un millón de nuevas infecciones y más de 30.000 personas hospitalizadas, muchas más personas, y el sistema de salud, sentirán los efectos en los próximos años.

Los pacientes con covid probablemente tienen una mejor oportunidad de supervivencia ahora que en marzo. Es casi seguro que tendrán probabilidades aún mejores dentro de unos meses. Pero esa no es razón para permitir que las infecciones sigan aumentando.

Nota Original:A Lower Covid-19 Death Rate Is Nothing to Celebrate: Max Nisen

©2020 Bloomberg L.P.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *