Detienen en Mali a líderes de las protestas contra el presidente





Las fuerzas de seguridad de Malí detuvieron este sábado a varios líderes de la oposición, un día después de disturbios casi insurreccionales en la capital, Bamako, donde persiste la tensión.

Bamako vivió el viernes su peor día de disturbios civiles en años, con al menos cuatro muertos, según el primer ministro Boubuou Cisse, y ataques a símbolos del poder como el parlamento y la televisión nacional.

Por tercera vez en poco más de un mes, el Movimiento del 5 de Junio, una coalición de líderes religiosos y personalidades políticas y de la sociedad civil, hizo salir a las calles a miles de habitantes para pedir la dimisión del presidente Ibrahim Boubacar Keita, considerado responsable de los males del país.

En una visita el sábado a un hospital, el primer ministro mencionó cuatro muertos y unos 50 heridos en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad el viernes.

“El presidente [Keita] y yo estamos abiertos al diálogo. Muy rápidamente voy a poner en marcha un ejecutivo con intención de apertura”, dijo Cissé.

Pero casi mientras hablaba, las fuerzas de seguridad arrestaron a Choguel Maiga y Mountaga Tall, líderes del Movimiento del 5 de junio, dijo un portavoz del grupo.

Más tarde, las fuerzas de seguridad se personaron en casa de otro líder de la oposición, Sy Kadiatou Sow, pero no lo encontraron, declaró un familiar suyo que pidió el anonimato.

Otros dos dirigentes opositores, Issa Kaou Djim y Clement Dembele, fueron arrestados a última hora del viernes, afirmó la alianza, y dos figuras consideradas pilares intelectuales del movimiento también fueron detenidas, agregó.

En total seis figuras de la oposición han sido detenidas en dos días.

Entre tanto Bamako, preservada de la violencia yihadista e intercomunitaria que arrecia en el norte y el centro del país, sigue siendo escenario de enfrentamientos, incidentes y concentraciones que mantienen un clima de gran nerviosismo.

Los incidentes se intensificaron a medida que se acercaba la noche: grupos de hombres levantaban barricadas en las carreteras, quemaban neumáticos y lanzaban piedras a las fuerzas de seguridad.

El Movimiento del 5 de Junio se ha declarado en “desobediencia civil” pero pacífica, según afirmó.

La coalición canaliza multitud de descontentos en uno de los países más pobres del mundo, como la degradación de la seguridad, el marasmo económico, la mala situación de los servicios estatales o el descrédito generalizado de las instituciones, sospechadas de corrupción.

Las elecciones parlamentarias de marzo y abril y la invalidación de una treintena de resultados por parte del Tribunal Constitucional, acusado de colusión con el gobierno, parecen haber cristalizado la ira.

sd-kt-lal/fjb/erl/dg

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *