Identifican a otro de los 43 estudiantes mexicanos desaparecidos en 2014





Las investigaciones del caso Ayotzinapa, la desaparición de 43 estudiantes mexicanos en 2014, registraron este martes un nuevo avance al anunciar la fiscalía la identificación de los restos de una segunda víctima.

El hallazgo se conoció una semana después de que el fiscal general, Alejandro Gertz, desestimara la “verdad histórica” defendida por sus antecesores según la cual el hecho ocurrido en el estado de Guerrero (sur) fue responsabilidad exclusiva de narcotraficantes.

“Corresponde al estudiante Christian Alfonso Rodríguez Telumbre”, señaló el fiscal del caso, Omar Gómez, refiriéndose a una de seis piezas óseas encontradas en la barranca La Carnicería del municipio de Cocula, enviadas este año por la Fiscalía al Instituto de Genética de la Universidad de Innsbruck.

“De forma indubitable correspondiente a una extremidad inferior” de Rodríguez Telumbre, quien tenía 19 años cuando desapareció, indicó el fiscal, precisando que los restos fueron identificados entre otros indicios.

Las autoridades investigan “cómo el fragmento óseo hoy identificado fue llevado al lugar del hallazgo”, añadió Gómez.

El instituto austríaco ya había identificado a otra víctima, Alexander Mora Venancio, pero en ese caso las pruebas de ADN se practicaron en restos hallados en el río Cocula, en una cadena de custodia que cuestiona el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

– “Resultados dolorosos” –

Durante el sexenio del mandatario Enrique Peña Nieto (2012-2018), la Fiscalía dijo que tenía indicios para la identificación de otro estudiante, Jhosivani Guerrero.

La barranca La carnicería está a 800 metros del río de Cocula donde, según la investigación de la administración pasada, los restos de los 43 estudiantes fueron arrojados después de ser calcinados en un basurero. Esa pesquisa fue llamada “la verdad histórica”, con la que se pretendió cerrar el caso.

“La verdad histórica se acabó y, enfatizo, el caso sigue abierto”, remarcó el fiscal Gómez, quien aseguró que los familiares de Rodríguez Telumbre fueron informados de forma privada hace días.

Los 43 estudiantes desaparecieron entre la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre de 2014 en Iguala, en el estado de Guerrero (suroeste).

Esa noche, decenas de alumnos de la  Escuela Normal Rural de Ayotzinapa se dirigieron a Iguala para hacerse con autobuses que querían usar en unas manifestaciones.

Pero fueron baleados por pistoleros y policías corruptos. La versión de la administración pasada sostenía que el cartel Guerreros Unidos había hecho desaparecer a los estudiantes tras confundirlos con integrantes de un grupo rival.

El fiscal del caso que causó indignación mundial dijo que se hará “otro envío de restos a la Universidad” de Innsbruck.

“Hemos roto el pacto de impunidad y de silencio que rodeaba” el suceso, sostuvo Gómez quien reconoció el “invaluable trabajo de apoyo” del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).

“Apoyamos los resultados enviados desde la Universidad de Innsbruck. Estos resultados son extremadamente dolorosos para los familiares del joven y para las familias de los otros estudiantes. Esperemos que éstas nuevas investigaciones continúen un proceso de verdad”, indicó el EAAF en un comunicado.

– Corrupción –

El EAAF, que actúa como perito independiente a pedido de los familiares de los desaparecidos, recordó que durante sus investigaciones nunca encontró “evidencia física para sostener la incineración de 43 cuerpos en el basurero de Cocula”.

En las pesquisas también participa un grupo de expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que retomó su labor en mayo.

La justicia mexicana ha sido señalada por irregularidades en el caso. El miércoles pasado se detuvo a un hombre vinculado con la desaparición de los estudiantes, identificado como Ángel Casarrubias, alias “el Mochomo”, buscado desde 2014 por una acusación de crimen organizado.

“El Mochomo” es hermano de Sidronio, Mario y Adán, presuntos líderes del cartel Guerreros Unidos, capturados meses después de la desaparición de los estudiantes; pero fue liberado y nuevamente detenido por otra acusación de delincuencia organizada.

Las autoridades investigan al juzgado que determinó la excarcelación tras denuncias de que la familia del detenido incurrió en soborno.

jg/axm/gma

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *