Pena de muerte confirmada para dos ciudadanos de Baréin





La Corte de Casación de Baréin confirmó el lunes la condena a muerte de dos bareiníes por la muerte de un policía en 2014, un caso que suscita acusaciones de tortura durante los interrogatorios.

La más alta jurisdicción confirmó una primera vez la condena a muerte en 2015 de Mohamed Ramadan y Husein Musa, ambos chiitas.

Esta decisión fue anulada tras la aparición de un informe médico del ministerio del Interior que no había sido divulgado y que parece corroborar las acusaciones de tortura, según Human Rights Watch (HRW).

Pero la corte de apelación restableció las penas en enero de 2020, una decisión que condenó Amnistía Internacional, alegando que el proceso se basaba en “confesiones arrancadas bajo tortura”.

El lunes, Harun Al Zayani, un responsable de la oficina del fiscal general, declaró que la “Corte de Casación confirmó la condena a muerte de dos acusados por el asesinato de un policía e intento de asesinato de otros policías (…) en una emboscada en la que se utilizó un artefacto explosivo”.

La esposa de Mohamed Ramadan, Zainab, con quien tiene tres hijos, escribió en Twitter que estaba “aterrorizada ante la idea de que su marido puede ser ejecutado por un pelotón de fusilamiento en cualquier momento”.

Las autoridades reafirmaron el lunes que los dos hombres estaban detrás del atentando “terrorista” del 14 de febrero de 2014 en Al Dair, un pueblo al norte de la capital, Manama.

Atacaron a los policías “utilizando barras de hierro y cócteles molotov para llevarlos hasta una emboscada”, declararon.

El incidente se produjo en medio de una serie de ataques contra la policía y otros incidentes que estallaron tras las manifestaciones chiitas que empezaron en 2011, en la estela de la Primavera Árabe, para pedir una verdadera monarquía constitucional.

Amnistía Internacional condenó el juicio y lo calificó de “extremadamente injusto”.

“El sistema judicial de Baréin ha decidido ignorar de manera flagrante las pruebas de tortura en este caso”, declaró en un comunicado Lynn Maalouf, directora de investigación de la oenegé para Oriente Medio, considerando que los dos hombres no tuvieron un “juicio justo”.

En Washington, el Departamento de Estado deseó que el procedimiento se haya llevado a cabo “de manera transparente y de acuerdo con las garantías de un juicio justo”.

“Seguimos preocupados por las informaciones de que Ramadan y Musa se retractaron de sus confesiones iniciales, y que la razón para retractarse fue que sus confesiones se obtuvieron mediante tortura”, señaló un funcionario del Departamento de Estado.

str/sy/mh/sls/bfi/es-erl/gma

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *