Un defensor de derechos humanos muere en prisión en Kirguistán (abogado)





Un defensor de derechos humanos, cuya detención en Kirguistán se volvió un punto de discordia entre ese país de Asia central y Estados Unidos, murió en prisión, anunció este sábado su abogado.

Azimjon Askarov, de 69 años, director de una oenegé de derechos humanos y militante en favor de la minoría uzbeka del país, fue condenado a cadena perpetua en 2010 tras incidentes de violencia étnica en el sur de Kirguistán.

Askarov fue declarado culpable de incitación al odio racial y de haber participado en la muerte de un policía, lo que él niega y sus partidarios denuncian como un montaje.

Era “incapaz de caminar” debido a una enfermedad, dijo a la AFP su abogado Valerian Vahitov, quien visitó a su cliente la semana pasada. “Nadie le prestó atención. El sistema lo mató”, agregó.

Kirguistán, exrepública soviética y aliado de Rusia, rompió en 2015 un acuerdo de cooperación alcanzado en 1993 con Estados Unidos, luego de que Washington otorgó un prestigioso premio a Askarov, lo que las autoridades del país denunciaron como una “provocación”.

En 2016, el Comité de Derechos Humanos de la ONU consideró que la detención de Askarov era arbitraria y que había sido torturado. Pero varios tribunales de Kirguistán confirmaron la condena.

En 2012, Askarov recibió el “Premio Internacional de la Libertad de Prensa” del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ).

tol-cr/apo/mis/jz

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *